El Colegio de Agrónomos respalda el informe técnico sobre “El papel de los cazadores durante el estado de alarma”

El Colegio de Agrónomos respalda el informe técnico sobre “El papel de los cazadores durante el estado de alarma”

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias ha respaldado el informe técnico sobre “El papel de los cazadores durante el estado de alarma”, firmado por las entidades más representativas del mundo rural, que consideran imprescindible desarrollar acciones de control de la fauna cinegética durante el estado de alarma para evitar daños irreparables en el campo español



Entre estas entidades, se encuentran la Asociación de Jóvenes Agricultores (ASAJA), la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (FEAGAS), la Real Federación Española de Caza (RFEC), la Fundación Artemisan, la Asociación de Propietarios Cinegéticos (APROCA) y el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias, que consideran que, a día de hoy, no hay una alternativa viable al control de poblaciones por parte del sector cinegético.



Este documento de carácter técnico “avala la posibilidad de efectuar el control de poblaciones cinegéticas durante el presente estado de alarmaen aquellos casos en los que se estén produciendo daños a la agricultura o a la ganadería y cumpliendo las normas de prevención sanitaria imprescindibles en estos momentos.



El informe recuerda que los animales salvajes provocan cada año en España casi 9.000 accidentes de tráfico y más de 9.700 siniestros agrícolas. Por eso, las entidades del mundo rural señalan que el escrito lanzado hace unos días por organizaciones ecologistas para impedir estos controles poblacionales, en contra del criterio del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, supone una enorme irresponsabilidad. 



Los representantes del mundo rural recuerdan que no se está hablando de daños futuros ni hipotéticos, sino que es algo real. A día de hoy ya hay explotaciones afectadas por toda España, con viñedos, nuevas plantaciones de cultivos leñosos o cultivos de cereal arrasados por conejos, jabalíes o ciervos; con corderos atacados por jabalíes y zorros; y con una situación de máxima alerta de sanidad animal en muchas ganaderías. Unas pérdidas de las que nadie se hace cargo.



Argumentos técnicos y científicos

El manifiesto científico ha sido remitido a los ministerios de Agricultura y de Transición Ecológica. El documento deja claro que “la caza es una herramienta clave cuando se utiliza para bajar las densidades de determinadas especies, cumpliendo así una función primordial en la resolución de los problemas mencionados”. Asimismo, recuerda que este tipo de caza no tiene un fin “lúdico”, sino que su objetivo principal es controlar poblaciones de ciertas especies. Además, para llevar a cabo estas acciones es necesario contar con autorizaciones expresas, sólo se haría en casos concretos y es posible cumplir con las normas sanitarias impuestas en estos momentos. 



Por otra parte, los expertos remarcan las consecuencias de la elevada densidad de algunas especies cinegéticas en España, que son principalmente cuatro: daños a los cultivos (en 2017 se registraron en España un total de 147.432 siniestros agrícolas, y de ellos el 12% fue causado por fauna silvestre); accidentes de tráfico (casi 9.000 se debieron a especies de caza, según los últimos datos); persistencia de enfermedades de gran relevancia para la Sanidad Pública y Animal; y daños a los ecosistemas.




Etiquetas: Ingenieros agrónomos, Cinegética, COVID19, caza

Imprimir Correo electrónico


banner congreso riegos 316x90

Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, puede consultar en el siguiente enlace. política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.
Modulo de cumplimiento de directiva EU sobre cookies